libros

“Afinidades selectivas”: J. Courtney Sullivan descubre el hueco en el corazón de América

“Afinidades selectivas”: J. Courtney Sullivan descubre el hueco en el corazón de América
Written by ADMIN

“Selective Affinities” (Friends and Strangers), de J. Courtney Sullivan, traducida del inglés (Estados Unidos) por Caroline Bouet, Les Escales, 560 p., 23€, digital 15€.

Al principio, el lector no le presta demasiada atención. De vez en cuando, surge un personaje, George, que blande su teoría del llamado “árbol hueco”: “En la superficie, este país [les Etats-Unis] se ve más o menos sin cambios. Pero por dentro, no queda nada que lo respalde. Ni integridad ni apoyo. Entonces, tal vez sus hojas son verdes y su tronco es alto. Sin embargo, un árbol hueco no puede permanecer en pie por mucho tiempo. » De su tesis, el muy comprensivo George, exjefe de una pequeña empresa de taxis en ruinas por Uber –para lo cual tuvo que acabar teniendo que trabajar, pagó una miseria– se vislumbran ejemplos en cada esquina, en cada negocio que cierra, en cada servicio del Estado cuyo mantenimiento se debe a la única y colosal buena voluntad de los particulares. George es el padrastro de Elisabeth, una de las dos heroínas de afinidades selectivas. Poco a poco, su teoría toma un lugar creciente, coloreando la forma en que leemos la quinta novela de J. Courtney Sullivan, de 41 años, ya muy destacada por Principiantes Dónde Los Ángeles y todos los Santos (Rue Fromentin, 2012 y 2018).

Un libro sobre las apariencias y la percepción.

Eso no Afinidades selectivas ya sea un ” árbol hueco “, cuyo gorjeo permitiría disimular el vacío. Incluso sería todo lo contrario: este apasionante libro, que presenta muchos atavíos del best-seller veraniego, con su colorida portada que promete distracción y ligereza, alberga en su seno una estimulante meditación política sobre el dinero, los privilegios o incluso las transacciones afectivas y su precio. Un libro sobre las apariencias y la percepción, sobre todo, cuya narración, interponiéndose alternativamente junto a sus dos heroínas, ofrece una reflexión en acción sobre este tema, la perspectiva de una que da acceso preciso (y bastante gratificante) a los puntos ciegos de la otra.

Tomemos como ejemplo a Elisabeth y Sam: la primera es una ex periodista de Nueva York, autora de un libro de gran éxito de ventas, que, poco después del nacimiento de su hijo, siguió a su marido a una pequeña ciudad universitaria. Para poder trabajar unas horas al día, contrata al segundo, un estudiante, para que cuide a su hijo. Entre las dos mujeres, separadas por quince años, el entendimiento es inmediato, lo que las lleva fuera de un marco estrictamente profesional. Privada del mundo que se había construido en Brooklyn y de su mejor amigo, Elisabeth se acerca a Sam, lo invita a cenar, le desliza confidencias que no le revelará a nadie más. En el último año de la universidad y preocupado por el futuro, Sam admira a Elisabeth, la facilidad con la que parece manejar la vida, la posibilidad de proyectarse en una vida adulta exitosa que ella le brinda. ¿No logró Elisabeth construir una carrera habiendo experimentado la precariedad y los trabajos de camarera relacionados en sus primeros días?

Te queda por leer el 35,07% de este artículo. Lo siguiente es solo para suscriptores.

#Afinidades #selectivas #Courtney #Sullivan #descubre #hueco #corazón #América

About the author

ADMIN

Leave a Comment