televisión

Rodando Neflix en Villefranche-de-Rouergue: detrás de escena con los extras

Rodando Neflix en Villefranche-de-Rouergue: detrás de escena con los extras
Written by ADMIN

lo esencial
Desde hace varios días, Villefranche-de-Rouergue vive al ritmo del rodaje de la serie de Netflix para el rodaje de “Toda la luz que no podemos ver”, cuyo guión está extraído de la novela de Anthony Doerr. Si los actores son inaccesibles, en cambio, en lo que respecta a los extras, esa es otra historia…

Imposible cruzar este Rubicond para intentar despejar un lugar de paso Notre Dame en Villefranche-de-Rouergue. Difícil lograr girar en el laberinto de las calles donde se declinan las vueltas de la manivela del giro. Sin el imprescindible pase que impone la producción americana, no se trata de pasar, excepto para extras o comerciantes que se incorporan a sus tiendas o restaurantes. Ni siquiera para intentar permitirse unos chupitos.

“Prohibidos los teleobjetivos”, lanza un dúo de vigilantes, repitiendo constantemente el mensaje. Pero no importa. Desde hace más de diez días, Villefranche-de-Rouergue vive al ritmo del rodaje de la serie de Netflix “Toda la luz que no podemos ver”, cuyo guión está extraído de la novela de Anthony Doerr, Premio Pulitzer en 2015, la presencia de premisas abre el paréntesis.

Lea también:
Filmar Netflix en Villefranche-de-Rouergue: Nos gustó un poco, mucho, apasionadamente…

Detrás de la barandilla, en el lado de los asientos, un dúo de extras con acento de Rouergat sonríe y bromea entre toma y toma. “Lo más largo es la espera”, lanza un Bernard Rouziès, difícil de reconocer. Cap remachado a su pelo blanco y azul llevado alto, a saber, los que vestían a la gente pequeña durante la Segunda Guerra Mundial cuando el país se vio atrapado en las tenazas del yugo nazi.

“La serie parece muy fiel al texto”

El exconcejal municipal de Jean Rigal, tuvo que abandonar una barba de más de cuarenta años por las necesidades de la causa. “Cuando fui al casting me pidieron que me lo dejara crecer, lo cual hice y cuando antes del rodaje llegué a probarme el vestuario, me pidieron que me lo rapara”. No lo suficiente para emocionarlo, porque para él, vivir esta experiencia, en su ciudad, vale muchos sacrificios.

De los 500 extras seleccionados para el rodaje, la gran mayoría son de Villefranche o de su entorno inmediato.

Feliz como pez en el agua, no enfurruña su placer. No más que uno de sus amigos, muy diligente en su misión. Llegó incluso a comprar la novela de Anthony Doerr, que había leído y conocía todos los detalles. “La serie parece muy fiel al texto”, dice. De los 500 extras seleccionados para el rodaje, la gran mayoría son de Villefranche o de su entorno inmediato. Baste decir que los soldados alemanes que cruzaron bajo las arcadas tienen más el vocabulario del suroeste que el de Berlín…
Después de estos pocos días de rodaje y rápidas apariciones de los protagonistas -Mark Ruffalo, presentado como muy simple y por decir lo menos simpático, sólo rodó un día y Hugh Laurie llegó con una barba de unos diez días-, las anécdotas son va bien. Bernard Rouziès suelta: “hablamos con un chico que viene de Cantal; su mujer, que hace un poco de teatro, quería ser extra, se dijo voy a intentarlo pasando el casting: y fue llevado”. Su esposa no!

“No olvidemos que Oradour no está tan lejos”

Durante este tiempo, dos monjas pasan por debajo de los soportales para llegar a la antigua tienda Starjouet donde se maquillan y visten las extras. Otras mujeres salen vestidas como durante la Ocupación. Con un chapuzón en la historia. Lo que no le da a este nonagenario ganas de bromear cuando ve a los que hacen el papel de soldados del Reich. “Recuerdo la revuelta croata en septiembre de 1943, la masacre que siguió, y la ciudad bajo una campana de cristal por los Boches, si no hubiéramos tenido como alcalde a Louis Fontanges, que hablaba bien alemán y negoció con los líderes nazis, no lo sé. No sé si estaré allí hoy, no olvidemos que Oradour no está tan lejos”.
Por su parte, Bernard deja de comentar su fugaz aventura. Es convocado para pasar por debajo de las arcadas. Las bombas de humo invaden el local y los extras vuelven a sus puestos. El rodaje continúa hasta finales de la próxima semana. Y los curiosos seguirán intentando colarse en la ciudad jugando al gato y al ratón para inmortalizar la ciudad metamorfoseada…

#Rodando #Neflix #VillefranchedeRouergue #detrás #escena #con #los #extras

About the author

ADMIN

Leave a Comment