libros

“Cuatro libros que me marcaron”… del escritor franco-yibutiense Abdourahman Waberi

“Cuatro libros que me marcaron”… del escritor franco-yibutiense Abdourahman Waberi
Written by ADMIN

Para no perderte ninguna noticia africana, Suscríbete al boletín de Mundo África desde este enlace. Todos los sábados a las 6 a. m., encuentre una semana de noticias y debates cubiertos por la redacción de la Mundo África.

El escritor franco-yibutiense Abdourahman A. Waberi.

Todos los domingos del verano, el mundo africa pregunta a un escritor del continente qué obras le han marcado más. Esta semana, la pregunta se le hace al autor franco-yibutiense Abdourahman A. Waberi. Novelista y cuentista, es también profesor de literatura francesa y francófona en la Universidad George-Washington, en Estados Unidos. Su octava novela, Dime, ¿para quién existo? será publicado el 24 de agosto por JC Lattès editions.

niño negro, por Camara Laye

Por la ternura que emana de ella. “Esta famosa novela, que relata el desarrollo de un niño pequeño desde su niñez en Guinea hasta sus primeros años adultos, fue durante mucho tiempo una de esas obras escolares que consideré un poco menores y que descuidé. Fue recientemente, cuando comencé a escribir novelas autobiográficas, que comencé a apreciarlo.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Falso diccionario, verdadero manifiesto: Mabanckou y Waberi están redefiniendo África

“Sabemos que Camara Laye tuvo todo un recorrido de vida después de su educación africana: se fue a Francia, trabajó en mecánica como obrero, se hizo técnico… Sin embargo, en lugar de esta experiencia, optó por repensar su infancia a través de la escritura. y se esforzó por recrear la vida de aquella época en Guinea. Me conmueve la trayectoria de este hombre que logra, a pesar del tiempo y la distancia, revivir no solo su corta edad sino toda una región. Eso es algo de lo que estoy tratando de hacer también: poner en palabras Yibutimi país entero, con la ayuda de mi pluma y… ¡mis frágiles hombros!

“Leyendo de nuevo el niño oscuro, también descubrí que está muy bien escrito. Es más, lo tengo estudiado en la universidad y me asombro cada vez que veo todo lo que mis alumnos descifran allí, desde la magia hasta los secretos de la iniciación, desde el retrato de la madre hasta las relaciones amorosas y hasta cuando el narrador llega a Francia… se lo agradezco. la sutileza de esta África que no existe –o ya no existe. Es un trabajo verdaderamente tierno, eterno, que me hace sentir bien. »

Vida y Enseñanza de Tierno Bokar, por Amadou Hampaté Bâ

Por la importancia de la transmisión. “Soy parte de una generación de escritores, como Kossi Efoui, Alain Mabanckou, Fatou Diome o Florent Couao-Zotti, hijos de la poscolonia y de las fallidas independencias, que ya no querían oír hablar de los grandes mayores de la literatura africana. Llegamos a escribir en la década de 1990, la cuestión de la negritud estaba lejos de nosotros, queríamos decididamente escribir otra cosa. Amadou Hampâté Bâ representó el África de papá e incluso del abuelo, una figura que fue un contraste para nosotros. Todavía se podía entender el África irritada y abucheada de Williams Sassine, Sony Labou Tansi, Ahmadou Kourouma, pero el África eterna de Hampaté Bâ, no, eso era demasiado. Nos irritaba tanto más cuanto que era favorecido por críticos, editores, libreros, lectores… Todos admiraban a través de él una África que no queríamos, supuestamente “inmemorial”, “llena de sabiduría”, “profunda”, “inmortal” , etc.

Leer también Amadou Hampaté Ba, el sabio que susurraba al oído de los jóvenes africanos

“Sin embargo, queríamos crear algo más, un poco como algunos autores raros antes que nosotros, Simon Njami, Blaise N’Djehoya, habían tenido la intuición. Sus plumas “Black Parisian” expresaban una presencia negra africana en Francia… estilo americano, en cierto modo. Tuve que madurar un poco para finalmente redescubrir Hampâté Bâ. Vida y Enseñanza de Tierno Bokar, en particular, hablé con el maestro que soy. Encontré allí el texto de un hombre que no hablaba de sí mismo sino que recorría la vida de otro y le rendía homenaje. En otras palabras, este famoso Hampâté Bâ que concentraba tanto mi irritación no era el autor sino el humilde transmisor de las enseñanzas de su maestro religioso, Tierno Bokar. El iconoclasta que fui reconcilió gracias a este libro con la idea de una transmisión de la tradición. Hoy, enseño Hampâté Bâ muy a menudo. Me empujó a la autocrítica y marcó mi entrada en la edad de la madurez. »

Día de silencio en Tánger, por Tahar Ben Jelloun

Por su suspensión temporal. “Tahar Ben Jelloun es el autor prolijo de una obra larga y profunda que admiro tanto por la poesía como por la ficción romántica y… la producción gráfica, porque lo sabemos menos, pero también es pintor. También ha trabajado como sociólogo, en particular con los chibanis, los antiguos emigrantes del Magreb. Enseño el libro maravilloso que resultó de él, La más alta de las soledades, donde vemos a los chibanis viviendo en el único país al que realmente pertenecen: la tierra de la imaginación. yo también enseño el niño de arena y la noche sagradaun díptico que le valió el Goncourt.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Tahar Ben Jelloun, el creador de las luces divinas

“Todos estos libros son sus grandes órganos. Pero me gusta especialmente esta pequeña sonata -debería decir este nocturno- que es Día de silencio en Tánger. Este libro narra los últimos días de la existencia de un anciano, sus oraciones, sus silencios, su meditación, el tiempo suspendido. Todo se reduce a esta relación entre un hombre -el autor- y este padre que se está muriendo… Me gusta esta novela que no rueda mecánicamente, en la frontera de la historia; es un libro donde no pasa mucho y donde hay mucha dulzura. »

León el Africano, por Amin Maaluf

Por la dimensión que le da al continente. “Amin Maalouf es un escritor libanés que ha sido durante mucho tiempo periodista en África joven. En mi opinión, al convertirse en novelista, mantuvo el sentido de la actualidad y el del ritmo útil a la narración, así como, en el fondo, el escenario siempre inflamable que es el Medio Oriente. A todo esto le suma el punto focal de la historia y así escribe León el Africano, una especie de “gran reportaje histórico”. Me gusta que se interese por la dramaturgia: para él la escritura no se limita a la investigación estética, quiere llegar al corazón de su lector. Y lo consigue como un excelente artesano.

“Su León el Africano es un bereber andaluz con una vida romántica a la perfección. Es a la vez un agrimensor, un descubridor, un aventurero más grande que la vida, en definitiva, nos encanta por completo. Encuentro que esta novela amplía la idea que tenemos de África: no es solo un continente físico, poblaciones y una diáspora, sino un mundo sin fronteras, un imaginario donde se juega la aventura, el movimiento, la picaresca, un continente cargado con mil y una historias y marcada por una gran historia. »

#Cuatro #libros #marcaron #del #escritor #francoyibutiense #Abdourahman #Waberi

About the author

ADMIN

Leave a Comment