Música

Los aires juveniles de Marie-Flore, de Leonard Cohen a Nirvana

Los aires juveniles de Marie-Flore, de Leonard Cohen a Nirvana
Written by ADMIN

Mecida por los himnos y la música celta, Marie-Flore prefiere recordar su fascinación por la cabeza rapada de Sinéad O’Connor y su descubrimiento de “Pale Blue Eyes” de la Velvet Underground.

Marie-Flore debe su nombre de pila a una canción de Joan Baez del que sus padres eran fans. En 2014 su primer disco, Por docenas. Pop francés, textos soplados en inglés. Un segundo álbum siguió en 2019, Robo. Su último álbum, no se si esta bien, Fecha de junio.

¿Dónde pasaste tu infancia y en qué ambiente?
nací en Clichy-la-Garenne (92). Como mis padres se mudaron a menudo, crecí en varios pueblos de Hauts-de-Seine. Mi madre es profesora de literatura e historia-geografía en un instituto de formación profesional. Mi padre trabaja como ejecutivo en hospitales. Creo que era un niño bastante tranquilo. Tuve muchos novios y novias y, a menudo, era el mejor amigo de la chica más bonita de la clase. Buen estudiante en materias literarias, mi madre me apodó “Mi pequeño cuatro de diez” por mis catastróficos resultados en matemáticas. Hice muchos deportes, danza clásica, luego jazz moderno, judo, tenis, escalada y trampolín. Después de mi bachillerato, comencé a estudiar derecho, luego inglés e historia, que dejé rápidamente para dedicarme por completo a la música.

¿Tus padres escuchaban música?
Mi madre siempre escuchaba mucha música clásica, tanto que desarrollé cierta alergia a los himnos que ponía a todo volumen en el apartamento, en el gran equipo de alta fidelidad de la sala. Mi padre, de origen bretón, solía tocar discos de música celta. como las de Alan Stivell. Juntos amaban a Joan Baez, Simón y Garfunkel Dónde Leonard Cohen.

¿Cuál es tu canción favorita de la infancia?
A los 20 me topé con el título por casualidad Susana por Leonard Cohen en la radio. Me di cuenta de que me sabía todas las letras de memoria. Esta canción había quedado grabada en la memoria de mi niña de manera inconsciente.

Cuando tenía unos diez años, me apropié de dos discos que pertenecían a mi padre. La de la cantante Noa cuya canción hermoso de esa manera apareció en la película La vita es hermosa de Roberto Benigni, y un álbum de Sinead O’connor a quien encontré fascinante con su cabeza rapada. Ambos tenían voces increíbles y la atmósfera mística y melancólica de estos álbumes me conmovió profundamente. Luego escuché a Nirvana y los Red Hot Chili Peppers. Siendo adolescente, en un viaje a San Francisco, descubrí Ojos azul pálido de la terciopelo subterráneo lo que marcó un importante punto de inflexión en mis gustos y en mi cultura musical.

¿Cuál es el primer concierto al que asististe?
De niño, fui a ver dados henry con mi madre. Había llorado porque habíamos llegado muy tarde. Es el único recuerdo que tengo de él. El primer concierto que me trascendió fue el del grupo estadounidense The Brian Jonestown Massacre en La Cigale, tenía 20 años. Mis amigos me habían aconsejado encarecidamente que fuera allí. Me había fascinado el carisma de la cantante y su comportamiento fuera de las uñas, muy underground. Dentro el legendario documental ¡Excavar!, el director Ondi Timoner los siguió durante siete años, junto con el grupo The Dandy Warhols. Asistimos al deterioro de las relaciones, amistosas al principio, entre los dos líderes tras el éxito de los Dandy Warhol.

¿Aprendiste música de niño?
Al ver a mi hermano tocar el violín, quise hacer lo mismo. Mi madre, que no quería dos violinistas en casa, eligió la viola para mí. Tomé clases durante dos años con un profesor particular antes de regresar al conservatorio de Courbevoie a la edad de 6 años. Cuando era adolescente, la enseñanza estricta y la cantidad de trabajo que requerían los estudios clásicos ya no me convenían. Renuncié a las 14.

En casa, había una guitarra tirada en la sala de estar que nadie usaba. Aprendí a tocarlo escuchando las canciones que me gustaban. Muy rápidamente, componía y escribía textos en inglés. A los 17, di mi primer concierto en el escenario abierto de un café en el Canal Saint-Martin.

Gracias a un ingeniero de sonido, a quien conocí en un estudio de ensayo en las afueras, pude grabar mi primera canción correctamente. Después de haberlo publicado en el sitio de Myspace (en 2007), el gerente de Peter von Poehl me contactó para conocerme. Durante la cita me preguntó si tenía otros títulos para que los escuchara. Le mentí y trabajé duro durante quince días para presentarle un pequeño repertorio. Finalmente me llevó a su establo. Trabajamos mucho, sobre todo en mi miedo escénico (me aterrorizaba subirme a un escenario) y a partir de 2010 empecé a dar conciertos más importantes y a hacer las primeras partes de artistas como Émilie Simon, Peter Doherty o Hindi Zahra. Lancé mi primer álbum en 2014, siete años después de conocer a mi manager.

¿Recuerdas la primera canción que escribiste?
Este es el que publiqué en Myspace en 2007. Se llamaba Desvaneciendo y ella habló de amor!

¿El primer concierto de Marie-Flore? Enrique Des.

Foto: Sam Hellman

#Los #aires #juveniles #MarieFlore #Leonard #Cohen #Nirvana

About the author

ADMIN

Leave a Comment