Música

Música: en el Festival de La Roque-d’Anthéron, un set magistral entre Schubert, Messiaen y Schumann

Música: en el Festival de La Roque-d'Anthéron, un set magistral entre Schubert, Messiaen y Schumann
Written by ADMIN

Junto al recital de piano, la música de cámara es también un gran acontecimiento en La Roque-d’Anthéron. Así el primer concierto de agosto en el Parc de Florans, que mezcla el teclado de Bertrand Chamayou con los cuatro arcos del Modigliani Quartet. La velada comenzó con la Variaciones en fa menor, de Haydn, una partitura sin aspavientos, que halaga la elegante fluidez del pianista y su agudo sentido del detalle, desplegando a su vez cada variación ornamentos y cromatismos, escalas virtuosas, compás punteado, sin olvidar una última parte más caprichosa, con los ritmos improvisados de tocata.

Maestría, refinamiento, cohesión, violencia y pasión, los Modigliani deslumbran y cautivan

la Quinteto para piano y cuerdas op.44, de Schumann, es en cambio un monumento. La obra de 1842 es la primera escrita para este grupo instrumental, un camino que seguirán Brahms, Dvorak y César Franck, entre otros. Considerado a veces una especie de concierto de cámara, en efecto lleva la marca predominante del piano, que introduce el primer movimiento. alegro brillante. Pero Chamayou es demasiado músico para aprovechar la situación: es como un buen pastor que conduce, reúne, alienta y hace trotar a los perdurables animales de cuerda, violonchelo y viola fundiéndose en un mismo vellón sonoro.

Más afligido que trágico, el segundo movimiento In modo d’un marcia está envuelto en la luz helada de las cuerdas sin vibrato. Una marcha “blanca” en cierto modo, antes de que el desarrollo central convoque al gran lirismo schumanniano. El regreso de la marcha se encarnará esta vez en la plenitud de los arcos, repentinamente encadenados al un poco largamente, mucho más dramático. El tema, más rápido y sin aliento, será cantado por la viola de Laurent Marfaing, febrilmente acompañada por violines y violonchelo en trémolo. Reanudación del episodio lírico melancólico ondulado por el piano en arpegios, antes de la aparición definitiva del tema en el despojo de los pizzicatos.

Oleada de energía virtuosa

Es un Scherzo frenético, una montaña rusa de rangos ascendentes y descendentes, que luego cae. Una oleada de energía virtuosa, embriagada de sí misma, dando paso aquí y allá a alguna melodía más lírica, algún episodio bailable con acentos ir ungarese (Schumann regresaba de una estancia en Bohemia cuando compuso el quinteto). El finale, magistralmente arreglado, demostrará con brillantez la ciencia contrapuntística de Schumann, quien no dudará en desplegar el impresionante arsenal de una doble fuga mientras rompe ingeniosamente sus cerrojos escolásticos.

Te queda el 51,93% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

#Música #Festival #RoquedAnthéron #set #magistral #entre #Schubert #Messiaen #Schumann

About the author

ADMIN

Leave a Comment