libros

En Rutali, Carine Adolfini presentó su último libro “Los tabiques flexibles”

Carine Adolfini a dédicacé son livre dans les lieux mêmes qui l
Written by ADMIN

– “L’ochju”, tu primera obra fue fruto de un trabajo antropológico, todas las demás son obras poéticas…
– En los libros intento sobre la escritura captar la fugacidad de los momentos y dar movimiento a la tinta. Por eso muchas veces es a través de fragmentos que prefiero expresarme, protagonizando mis palabras sobre jirones de vacío. Para mí, escribir es reconectar constantemente con los inicios del lenguaje, para salvar el habla tenemos que rehacernos con el viejo olor del agua, atraer las cenizas de los espejos a las superficies, testimoniar lo que queda… Podemos si el quiere decir que escribo con goma de borrar. Cada una de mis palabras, amenazadas por el silencio, quiere sin embargo testimoniar estos lugares de irisaciones y vacilaciones.

– ¿Cómo describirías tu estilo en “Los tabiques flexibles”?
– La obra revela una prosa poética en la que la escritura oscila entre lo visible y lo invisible, camina entre lo que se separa y se encuentra a sí mismo, a través de los umbrales de un tiempo que se ha vuelto frágil.

– ¿Su inspiración?
Este libro se inspiró en el pueblo de Rutali y en particular en esta casa, La Villa di Rutali, que hace dos años se convirtió en una casa de huéspedes bajo el impulso dinámico de Claude Giannini y su hijo Anthony. Cuando abrimos las puertas de una casa antigua, primero nos abraza el vacío, la ausencia, y luego llegamos a tocar los restos de “cosas vivas”, se escriben unas huellas materiales y personales, frágiles en el silencio es una emoción extraña. Antes de restaurar una casa antigua, convertirla en su refugio, en su hogar, creo que es bueno conectar con su historia, recomponerla teniendo en cuenta esa memoria que hace del lugar.

– ¿La historia de esta villa?
– La casa, que ha resistido el paso del tiempo, ha resguardado los recuerdos de los difuntos, aún perfuman el espacio, hay fotos bajo el polvo, recortes de prensa, objetos antiguos, todo un olor a pasado. Claude Giannini y yo hemos intentado reconstruir su historia. La villa una vez sirvió como escuela. Perteneció al padre Casta, quien también organizó el encuentro de almas valientes, incluida la actriz Marie-Josée Nat. Antiguamente allí se cultivaba la seda, el espacio aún palpita con los recuerdos de este lugar de feliz descuido, también son palpables las lágrimas de ver partir a los miembros de una familia, esos momentos de dolor que poco a poco han llevado a la casa a la ruina. . Todas estas sensaciones sumadas a las historias contadas por “i rutalacci” nutrieron la escritura de este libro.

– ¿Una obra histórica?
– No debemos buscar aquí la verdad histórica, estamos inmersos en un universo poético, en una constante interacción entre pasado y presente, lo real se mezcla con lo imaginario, los tabiques son flexibles, los umbrales frágiles y el tiempo está ausente, todo es solo de paso. Si hay historias ahí, están fragmentadas, como retazos de historias talladas en la memoria, estallidos de vida y de forma completamente anacrónica, como flashbacks. También encontramos personajes allí, pero borrosos, a media tinta, evanescentes, un poco como la nebbia que muchas veces viene a cubrir la región. Los personajes oscilan entre el ayer y el hoy, algunos cojos, dañados por lo invisible, como Josefina cargando su sechja de la funtana. La escritura se desliza entre diferentes formas de lenguaje, diferentes épocas, también va y viene entre lo que ya no está, lo dañado, lo que queda y lo eterno, como las voces de los poetas rutalacci, reunidas al final de mi obra, que en realidad es dedicado al discurso continuado.

*Ediciones ARZILLA

#Rutali #Carine #Adolfini #presentó #último #libro #Los #tabiques #flexibles

About the author

ADMIN

Leave a Comment