Música

Marilyn Monroe: diez canciones que forjaron la leyenda de la estrella de Hollywood

Marilyn Monroe: diez canciones que forjaron la leyenda de la estrella de Hollywood
Written by ADMIN

La carrera cinematográfica de Marilyn Monroe se extiende desde finales de la década de 1940 hasta principios de la de 1960, marcada por colaboraciones con grandes cineastas (Otto Preminger, Howard Hawks, George Cukor, Billy Wilder, Henry Hathaway… ). La actriz ha cantado en muchas de sus películas, reinas del music hall (1948) a multimillonario (1960), un número de adaptaciones de musicales de Broadway. Marilyn Monroe, que quería ser considerada una verdadera artista y no sólo una rubia incendiaria, se tomó muy en serio su profesión de actriz, pero también las disciplinas del canto y el baile. Gran admiradora de Ella Fitzgerald (a quien brindó su apoyo en una América racista, y que se convirtió en su amiga), le encantaba cantar. Tomó lecciones de canto y dicción con Fred Karger, director musical de Columbia Pictures, de quien se enamoró a fines de la década de 1940. Al margen del rodaje, también grabó algunas canciones. Antología de un cantante a menudo subestimado.

Quiero ser amado por ti (1959)


Canción principal de la película. A algunos les gusta caliente (A algunos les gusta caliente) de Billy Wilder, puntuado por las onomatopeyas scat más glamurosas de la historia del cine (“¡Pou-pou-pidou!”, Quiero ser amado por ti sigue siendo uno de los dos o tres mayores éxitos de Marilyn Monroe como cantante. Compuesta por Herbert Stothart y Harry Ruby, con letra de Bert Kalmar, la canción se estrenó en 1928 en el musical Buen chico. Incluía una introducción que no aparece en la versión de 1959. Por otro lado, las onomatopeyas ya estaban presentes, con microvariaciones: su primera intérprete Helen Kaneaficionado al scat, cantaba a veces “Pou-pou-padou”, algunas veces “Ba-pa padou”, y fue una fuente de inspiración para los creadores del personaje de dibujos animados Betty Boop. en la secuencia de A algunos les gusta calientelos personajes masculinos interpretados por Jack Lemmon (al contrabajo) y Tony Curtis (al saxofón), disfrazados de mujer para escapar de los mafiosos, observan el encanto que uno de ellos ejerce sobre un espectador del público durante un concierto…

Los diamantes son los mejores amigos de una chica (1953)

Secuencia de película legendaria Los caballeros las prefieren rubias de Howard Hawks, himno de la venalidad femenina en el amor, Los diamantes son los mejores amigos de una chica es una canción compuesta por Jule Styne con letra de Leo Robin, originalmente para el musical de Broadway de 1949 del mismo título (con Carol Channing). La secuencia de la película de 1953 muestra y escucha a una impresionante Marilyn Monroe, rodeada de bailarines con trajes de frac, entre ellos un tal George Shakiris, el futuro Bernardo de West Side Story. Por el lado del canto, como la voz de la actriz carecía de potencia y amplitud, se doblaron partes de la secuencia. La única certeza: “No no no” líricos y agudos fueron interpretados por un cantante profesional. En ese momento, el doblaje de las voces de los actores era una cuestión de secreto de defensa en Hollywood. Casi 70 años después, el nombre de la soprano contratada para estos arreglos varía según las fuentes. Algunos evocan a Gloria Wood. Otros citan a Marni Nixon, la famosa “cantante fantasma” que canta en lugar de Natalie Wood en West Side StoryAudrey Hepburn en Mi Bella Dama y Deborrah Kerr en el rey y yo). De cualquier forma, la canción, el sexy vestido rosa satinado y la profusión de diamantes (que tenían su relevancia en la trama de la película) quedaron arraigados en el imaginario colectivo. Madonna recreó la secuencia de la película en el clip de su cancion chica material en 1985. Y en 2001, Baz Luhrmann adaptó Los diamantes son los mejores amigos de una chica para su pelicula molino Rojo, con nicole kidmanincorporando un guiño a chica material

Mi corazón pertenece a papá (1960)


Este famoso estándar de jazz de Cole Porter (folleto de Bella Spewack) fue compuesto originalmente para el musical ¡Déjamelo a mí! (1938), y creado por cantante María Martín (con una introducción que no se conserva en la película de 1960). En la famosa secuencia de la película el multimillonario (Vamos a hacer el amor) de George Cukor, del que vemos un breve extracto arriba, Marilyn Monroe presenta primero el tema de su canción en francés, con un acento encantador: “¡Mi corazón está con papá! Ya sabes… ¡El dueño!” (escuchar la versión de audio versión completa de esta pieza muy jazzística). Luego canta, llevada por una coreografía sensual -ya veces acrobática- bajo la mirada admirada de Yves Montand, su pareja en la película, y con quien la actriz tendrá un breve romance que será noticia.

Adiós bebé (1953)


Otro título emblemático de la comedia. Los hombres las prefieren rubias por Howard Hawks, Adiós bebé es una tierna y deliciosa balada de Jule Styne con libreto de Leo Robin, estrenada en Broadway en 1949 por John “Jack” McCauley y Carol Channing como dúo. En la película de Hawks, Loreleï alias Marilyn Monroe interpreta la canción sola para los hermosos ojos del tímido Gus (interpretado por Tommy Noonan). La reanudación del tema por un coro extravagante (audio completo versión audio aquí) -ya presente en la partitura del musical de 1949- gozó de una nueva notoriedad en Francia hace unos veinte años: fue la banda sonora de un espectacular anuncio de una famosa agua mineral en la que una multitud de bebés se zambullía y nadaba en una piscina gigante piscina, en un fuerte homenaje a las coreografías acuáticas de Esther Williams…

Río sin retorno (1954)

Cuatro canciones marcan el western El río sin retorno (1954) de Otto Preminger, en la que Marilyn Monroe comparte cartel con otra gran estrella de Hollywood, Robert Mitchum. Una de estas canciones -todas firmadas por Lionel Newman (música) y Ken Darby (letra)- lleva el título de la película de la que constituye la secuencia final. Kay, alias Marilyn Monroe, la canta en la cantina donde volvió a trabajar después de compartir muchas aventuras con Matt (alias Mitchum). Este último, literalmente, viene a arrebatársela de esta vida aburrida, cargándola sobre sus hombros como un buen macho de antaño… En esta película del corazón de los años 50, Robert Mitchum encarna a un personaje a veces irresistible en su sensualidad, a veces muy excesivo en la expresión de su virilidad, diremos con los ojos del 2022. ¡Era otro tiempo!

He terminado con el amor (1959)

Dentro A algunos les gusta caliente de Billy Wilder, Marilyn Monroe, que encarna el personaje de Sugar Kane, canta con emoción su desamor antes de ser sorprendida con un beso de su amiga música Josephine, alias Tony Curtis disfrazada de mujer en una big band femenina para huir de los mafiosos. sus talones A medida que caen las máscaras, esta secuencia marca un punto culminante de la película. He terminado con amor (“I’m done with love”) es una canción que ingresó al Jazz Hall of Fame, versionada con el tiempo por muchos artistas. Fechado en 1931, fue compuesto por Fud Livingston y Matty Malneck, con letra de Gus Kahn. También en esta película, también recomendamos la momento muy oscilante de Corriendo salvajementedonde Jack Lemmon y Tony Curtis casi le roban el show a Marilyn…

Perezoso (1954)


Escrita en 1924 por Irving Berlin, la canción perezoso (“Sloth”) se convirtió en leyenda de Hollywood treinta años después gracias a la película El desfile alegre (No hay negocio como el mundo del espectáculo) por Walter Lang. Este largometraje donde todas las canciones las firma Irving Berlin incluye números espectaculares de los que el Hollywood de la época dorada tenía el secreto… Para perezoso (secuencia que se repite en la película), Marilyn Monroe interpreta a la seductora harta de las solicitaciones de sus novios, y que sólo quiere dejarse vivir… El baile y la energía de Donald O’Connor y Mitzi Gaynor contraponen su “pereza” reivindicado… En la misma película, con un deslumbrante atuendo, Marilyn Monroe también canta con aplomo y máxima seducción Después de que obtienes lo que quieres, no lo quiereso vago de Chaleur de una manera exótica.

Un dólar de plata (1954)

Otro clásico de la banda sonora de río sin retorno de Otto Preminger, la canción un dólar de plata, una pieza sencilla en guitarra-voz, ilustra la capacidad de Marilyn Monroe para explotar el timbre y el potencial emocional de su voz, incluso si se puede suponer que el pasaje breve, agudo y sin palabras que canta fue doblado por un cantante lírico. En Monroe, la actriz refuerza a la cantante para convertirla en una intérprete muy conmovedora. Además de esta hermosa balada y de la canción que da título a la película, el western incluye otras dos canciones de Ken Darby y Lionel Newman: la chispeante Voy a presentar mi reclamo y estirarlo Abajo en el prado.

Todo bebé necesita un papá, papá (1948)

Dirigida por Phil Karlson, Las Reinas del Music Hall (Damas del Coro) es la primera película en la que Marilyn Monroe, entonces de 22 años, asume uno de los papeles principales, tras dos experiencias como extra. Ella interpreta dos canciones en solitario, incluyendo Todo bebé necesita un papá, papá, cualquiera puede ver te amoy finalmente el pista del título de la película con varios otros artistas. La mayoría de las canciones son de Lester Lee y Allan Roberts. Nos llama la atención la voz juvenil y fluida de la joven actriz, formada en su momento por su entrenador Fred Karger, de quien se había enamorado muchísimo.

Beso (1953)

Dentro Niágara (1953) de Henry Hathaway, una de las películas negras que rodó, Marilyn Monroe comparte cartel con el famoso actor Joseph Cotten (Ciudadano Kane, El tercer hombre…). Las dos estrellas interpretan a una pareja en apuros que implosionará con violencia no lejos de las Cataratas del Niágara. En una secuencia que se ha mantenido mítica, cargada de tensión, la actriz tararea unas notas de un disco que le llevó al disc jockey de una fiesta de barrio a unos pasos del bungalow que ocupa con su marido. “Parece que le gusta esa canción, ¿no es así, señorita Loomis?”, dice su vecina de la residencia, mientras se acerca a sentarse junto a él y su prometida. “No hay otra canción”, ella responde. Si solo canta unas pocas frases en la película, cantará toda la cancion en la banda sonora. La música es de Lionel Newman, la letra es de Haven Gillespie.

Bonos y lo inusual…

Podríamos haber añadido muchas otras canciones, entre las que interpretó Marilyn Monroe en los musicales donde brilló, o las que grabó al margen de su carrera actoral. Por el lado del cine, en Los hombres las prefieren rubias Marilyn Monroe canta duetos encantadores con Jane Russell, Cuando el amor sale mal, nada sale bien y Dos niñas de Little Rock… En contraste, la estrella deliberadamente canta muy mal en Parada de autobús (Josué Logan, 1956). Y presumiblemente ella fue doblada en la canción. encontré un sueño de la película El príncipe y el bailarín (1957), de y con Laurence Olivier, cuyo rodaje fue un largo calvario… un buen romance (música de Jerome Kern, letra de Dorothy Fields), Te sorprenderias por Irving Berlín o hazlo otra vez (música de George Gershwin, letra de Buddy DeSylva)…

>> Y también: Marilyn Monroe, cuatro razones que hacen de la actriz estadounidense un icono atemporal


#Marilyn #Monroe #diez #canciones #forjaron #leyenda #estrella #Hollywood

About the author

ADMIN

Leave a Comment