libros

Y el Premio Nobel de Literatura 2022 se otorgará a…

Y el Premio Nobel de Literatura 2022 se otorgará a...
Written by ADMIN


VS’es la historia de muchos ganadores del nobel que murieron, como Philip Roth, antes de ser honrados por Estocolmo. Como el gran español Javier Marías, que nos acaba de dejar… Pero se fue tan pronto: a los 70 años. ¿El Nobel tiene edad? los jurados, quien anunciará el nombre de su ganador el jueves 6 de octubre a la 1 p.m. agudo, ¿tendrían en mente un límite de edad más o menos declarado? Actualmente, aún no ha superado los 88 años. Adonis, centenario en gran forma, es demasiado viejo? ¿Venus Khoury-Ghata aún tendría todas las posibilidades? ¿Para citar sólo estas dos inmensas voces, en árabe y en francés, de la poesía contemporánea? Por el contrario, ¿debemos considerar que Marie NDiaye es demasiado joven? ¡No, ya que el Nobel más joven recibió su premio a los 41 años! De las 329 propuestas que llegaron al jurado de Estocolmo hasta la pasada selección de verano, los jurados llegaron a cinco nombres en octubre, según la normativa vigente.

LEA TAMBIÉNLeemos la gran novela del Nobel de Literatura 2021

Quién sucederá al tanzano de Londres Abdulrazak Gurnah ? Sus tres novelas (Cielo, Cerca del mar, Adiós Zanzíbar) sont désormais tous disponibles sur le marché français, à sec il y a un an, le jour de sa récompense, malgré les efforts de Galaade Éditions, succédant à Denoël, qui a repris la main sur l’écrivain, qui annoncent une nouvelle traduction en enero. Las apuestas van bieny aparecen este año en lo más alto de la lista de escritores Michel Houellebecq, Anne Carson, Annie Ernaux, Adonis, Ngugi wa Thiong’o, y… Salman Rushdie, quien, tras el atentado del que fue víctima, de nuevo para algunos, en estos tiempos liberticidas, un símbolo imprescindible.

LEA TAMBIÉNBHL – Situación de Salman Rushdie

Cuestión de género(s)

Entre los francófonos, ausente de las listas desde el nombramiento de Patrick Modiano en 2014, encontramos a Pierre Michon (que acaba de recibir el Gran Premio de la Biblioteca Nacional de Francia) así como Maryse Condé, premio nobel alternativo, que, sin embargo, no ha sido eliminado por los apostadores, que todavía citan a Hélène Cixous (que también es dramaturga) y Scholastique Mukasonga, ¡tres mujeres para un premio que solo ha otorgado dieciséis desde 1901! Nos permitiremos contradecirnos completando este panorama de un Patrick Chamoiseau que, además de su hermosísima nueva novela El viento del norte en los helechos helados (en Seuil) y toda su obra (texaco, Prix ​​​​Goncourt), tiene la ventaja de ser un transmisor del pensamiento de Édouard Glissant. Este último es uno de los grandes fracasos del Nobel, cuando medimos en qué medida su obra, profética –por no hablar de su calidad literaria– se muestra cada vez más en sintonía con nuestro tiempo. Y qué de Pascal Quignard?

LEA TAMBIÉNScholastique Mukasonga: “Fui una sobreviviente”

Si se trata de género literario, fíjate que el teatro no recibe premios desde Harold Pinter en 2005, lo que le daría una oportunidad al dramaturgo noruego. Jon Fosse, también novelista y poeta, publicado en particular por L’Arche. Si optamos por un criterio geográfico, ya que Asia apenas ha estado presente en las últimas elecciones (tenemos que volver a Moyan en 2012), podría ser que los nombres del chino Can Xue, autor de Diálogos en el Paraíso (Gallimard, 1992), sus compatriotas Yan Lianke (publicado por Philippe Picquier) y Yu Hua (con Actes Sud), o el surcoreano Ko Un son muy estudiados. Sin olvidar el eterno presente ausente: Haruki Murakami, cuyos fans se preparan cada año en Japón… y se marchan decepcionados: ¿rebote en 2022?

¿Qué continente?

Sigamos circunnavegando el planeta: ¿África tiene su oportunidad? Eso esperamos de escritores de habla inglesa como Ngugi wa Thiong’o (que también escribe en su lengua keniata, el kikongo), el somalí Nuruddin Farah, los sudafricanos Iván Vladislavic (publicado por Zoé) o Zoë Wicomb, de Namaqualand. El África de habla portuguesa no se queda atrás y tiene, con Mia Couto, una candidata ideal: su nueva novela, El mapeador de ausencias (Metalizado)viene a demostrarlo de nuevo.

En el lado australiano, Gerald Murnane – primero traducido en POL, luego en Buchet-Chastel – está en la lista de corredores de apuestas.

El continente americano sigue rebosante de premios Nobel. Las canadienses Margaret Atwood y Anne Carson (poetisa publicada por L’Arche) son siempre populares. Entre los imprescindibles –curiosamente, Joyce Carol Oates, que publica este otoño Respirar en Felipe Rey, ya no está este año: Cormac McCarthy en L’Olivier, cuyo estamos esperando nuevas novelas después de un largo silencio…, Don DeLillo. A menos que Marilynne Robinson (traducida por Actes Sud), querido barack obama, quien le otorgó la Medalla Nacional de Humanidades en 2012 por “la gracia e inteligencia que obra en su escritura”, ¿es preferible a ellos? En la línea de Louise Glück, premiada en 2020, aquí está la poetisa Garielle Lutz (ex-Gary, transgénero) que hace su aparición… Más cerca del gran público, los nombres de Stephen King o del novelista estadounidense Roberto Coover (en el Umbral) circulan. Para América Latina, hay que volver a Mario Vargas Llosa en 2010 –, se cita al poeta y novelista mexicano Homero Aridjis (en Mercure de France). Y en el Caribe regresa el oriundo de Antigua y Barbuda Jamaica Kincaid (Premio Femina por Mi hermano (ediciones del Olivier), o incluso la haitiana Edwige Danticat, su isla natal muy necesitada (pues el nombre de Frankétienne ya no está, este año, en olor a Nobel) de ser consolada. Jamaica se hace oír en la poesía cantada del británico Linton Kwesi Johnson, cuya doblaje de poesia – un género que tiene seguidores entre los jóvenes, ¡podría asustar a aquellos que gritaron por el galardón de Bob Dylan! Por el lado británico, y más clásico, Martin Amis sigue en el radar…

Manteniéndose del lado angloparlante, la irlandesa Edna O’Brien, que publica Sabine Wespieser, tiene una oportunidad Más al norte, el compatriota noruego de Jon Fosse, el novelista Karl Ove Knausgaard (con Denoël) repuntaría en las noticias francesas con su ensayo sobre Edvard Munch. En Oriente regresa el escritor rumano Mircea Cartarescuquien recientemente recibió el Premio FIL de Literatura -otorgado en la Feria del Libro de Guadalajara en México-, la novelista y ensayista croata Dubravka Ugresic, el húngaro Peter Nadas, recientemente publicado por Phébus, y su apasionado compatriota de las distopías, Laszlo Krasznahorkai, sin olvidar al poeta serbio Carlos Simicsu país natal devolviéndonos a la polémica creado por el Premio Nobel otorgado al proserbio Peter Handke. Después de su compatriota Olga Tokarczukel polaco Ryszard Krynicki aparece en las apuestas y, a pesar de toda la discreción de la que se rodea, el checo y parisino Milan Kundera se queda ahí…

LEA TAMBIÉNAriane Chemin tras los pasos del gigante Kundera

geopolítica literaria

Finalmente, como sabemos que la geopolítica tiene ciudadanía en la literatura, ¿el Nobel se dirigiría a Ludmila Oulitskaïa, una luminosa novelista rusa (Gallimard) anti-Putin, después de haber premiado a la ucraniana Svetlana Aleksiévich en 2015 ? ¿O preferirá un iraní? Como Shahrnush Parsipur, novelista y crítico literario? Esta descripción general da una idea de la tarea. Pero también la cantidad de escritores cuyos nombres nos son totalmente desconocidos… ¿Una celebridad destacada este año? ¿Qué candidato ganará más de la mitad de los votos del jueves al agradecer a Alfred Nobel por los honores y el cheque que recibirá del rey Carl XVI Gustaf de Suecia en diciembre (el 10, el Día del Nobel)? Debes leer el hilarante rompecabezas de nuestro colega americano como pronosticador fallido al final de un panorama que abre tantos otros. El mundo árabe, que también se hace eco del trabajo del ganador tanzano de 2021 Abdulrazak Gurnah, podría ser homenajeado, según las casas de apuestas, a través de salim barakat, Poeta y novelista sirio de familia kurda (publicado por Actes Sud) que… vive en Suecia. Al igual que su compatriota Faraj Bayrakdar, el poeta sirio que inspiró a Antoine Wauters para el personaje de Mahmoud o las aguas crecientes. Tan cerca pero tan lejos…?

LEA TAMBIÉNOrhan Pamuk: “¡Perseveré! »


#Premio #Nobel #Literatura #otorgará #a..

About the author

ADMIN

Leave a Comment